jueves, 31 de mayo de 2012

¿Como las hacia yo?


Si solo pudiera estar en esa cama otra vez, si solo fuera yo en lugar de él. el ve tus ¿películas favoritas?, ¿el té abraza cuando lloras?
¿Acaso ve tus películas favoritas?
¿Acaso te abraza cuando lloras?
¿Te  permite decirle a todas sus partes favoritas, Cuando he visto un millón de veces?
¿Le cantan a toda su música, Mientras que bailar al ritmo de Purple Rain?
¿Él hace todas estas cosas?
¿Cómo solía hacerlo yo?

Y ambos sabemos que
Debería haber sido yo el interior de ese coche. Debería haber sido yo en vez de él en la oscuridad.

Historia:¿Como lo hacia yo?
Autor: Daniela May ©

Capítulo Ocho—Adela/Daniel: Casí un chico.


Él fue el que me beso, admito que igual lo bese, y fue el mismo el que termino el beso. Lo mire con mucha incomodidad, y lo empuje ahora si tuve éxito, tome mis cosas y Salí de ahí.me quede pensando en muchas cosas.
—Tom…soy Adela. —Le dije cuando el contesto
— ¿Qué pasa Adela?
—Puedes venir a buscarme, quiero estar contigo.
—Si ¿en dónde estás?
—En casa de Andy, es que como él era mi pareja para hacer la tarea.
—So ya voy. —Me quede esperando. Y Andy salió de su casa.
—Adela…perdón por besarte, pero lo he querido hacer desde que llegaste a la escuela. Y sobre lo que te dije de Tom es completamente cierto. No estoy con el solo por ser su amigo, estoy con él porque busco una forma para vengarme de él. Y ahora que tu estas con él.
—Andy, a mí no me interesas, y aunque suene así de cruel prefiero decírtelo.
— ¿Él te interesa?
—No sé.
—Soy yo…creo que soy yo el que debería estar en su lugar. —Negué con la cabeza—Debería de ser yo en lugar de él.
—Te acabo de conocer, y si puede que…—No sabía que palabras usar. El prácticamente me confesaba todo. —Andy lo siento, y de una vez te aclaro que no soy Daniel. Como piensas tú.
—Eso lo probare. —Sentí otra presencia y cuando lo iré ahí estaba. Tom sonreí aliviada.
—Hola Andy ¿Qué vas a probar?
—Pronto lo sabrás Tom.
—Creo que es hora de irnos Tom.
—No vemos después Andy.
—Adiós.
Caminamos sin saber a dónde ir…Tom me tenía de la mano, no decía nada lo cual a mí me beneficiaba pues ideaba un plan. Daniel…Daniel, no fue casualidad que me nombrara de esa forma. Daniel Meller…ya tenía mi plan ahora solo faltaba ponerlo en marcha y si salía bien podría tener a Andy más calmado, el dejaría de pensar que Daniel era yo.
— ¿A dónde vamos?
—No sé. Tengo una idea. ¿Tienes dinero?
—Si ¿para qué?
—Iremos a un lugar.
—Entonces esperamos un taxi.
—No… ¿para que un taxi? El autobús ya está ahí. —Señale el autobús.
—Eh…no es más cómodo un taxi. —Lo observe—De acuerdo, jamás me he subido a un autobús. —Lo mire un instante y después comenzó a reír…
—tienes que ser una broma…todos alguna vez se han subido a uno.
—Pero yo no.
—Entonces era tu primera vez en un autobús. Vamos. —Lo jale y caminamos hasta él.
—Esto es raro. —No me paraba de reír. Tom era un niño mimado y siempre había andado en su automóvil con Paul, yo no había nacido con necesidades económicas, pero papá me enseño todo eso, decía que debíamos de vivir como la gente normal y tomar un autobús era parte de la vida cotidiana. Tom paso una de sus manos alrededor de mis hombros y cuando gire un poco mis rostro el me beso, no me lo esperaba pero me gusto. Últimamente me gustaba todo eso.
—Tom… ¿de verdad tu nunca…?—Negó con la cabeza y volví a reír.
—se lo que piensas y si nunca he viajado en autobús es porque a mamá no le gusta.
—Es raro, pero no me sorprende para nada.

Cuando llegamos a nuestro destino, platicamos de muchas cosas y él otra vez toco el tema de Daniel, no entiendo porque le obsesionaba tanto mi yo masculino. Pero tampoco le tome mucha importancia. Él se dio cuenta cuando deje de hacerle caso, en mi mente eso ya estaba resuelto.
— ¿Cómo puedes vivir así?
— ¿Cómo?
—Sin tus padres, perdón que lo pregunte pero tú siempre estas sonriendo sin importar lo que haya pasado siempre tienes esa sonrisa que te distingue de las demás chicas. Que en lo particular a mí me gusta mucho.
—Mi mamá me pidió antes de morir que no llorara por ella. Y para mi es fácil ocultar mis sentimientos. Y papá en sus últimos días estuvo platicando que a las personas cuando mueren no debemos de llorar porque no las dejamos descansar. Y creo que él tiene razón, yo dejo que ellos me cuiden y no tengo porque llorar el destino es así de cruel, te quita las cosas, pero suele devolverte cosas mejores. En este caso, si ellos no hubieran muerto, creo que no hubiera venido aquí, y no te hubieras cruzado en mi camino. Tom…—No acostumbraba mostrara mis sentimientos, pero ahora sentía la necesidad de decírselo. —Creo que nunca había sentido lo que siento por ti.
— ¿Qué sientes por mí?
—Muchas cosas. Odio, amor, cariño y…—La ultima no la pude decir…era una palabra que si bien sabia era muy cruel para él. Se quedó callado y me dedico una sonrisa muy ancha. No me sentía mal por estarlo engañando con el asunto de Daniel, era lago que quería hacer y algo de lo que jamás me arrepentiría. Al menos planeaba salir viva y con el corazón completo en ese juego al que me había arriesgado a entrar.
                                                                 ***
—Hola…—Mire de reojo a Andy que tomaba su lugar a mi lado— ¿Estas molesta?
— ¿Debería de estarlo?
—No sé—Me miro mientras dibujaba garabatos en mi libreta—Lo lamento si te hice algo que te molestara.
—No te preocupes suelo olvidar con rapidez las cosas que no me gustan o afectan.
—Que bien, ese es mi único problema que no puedo olvidar las cosas que me afectan o incomodan.
—Deberías de tratar de hacerlo, porque como bien te dije no me interesa en lo más mínimo lo que tú pienses.
—Waw…tienes razón Adela. Por cierto te vez muy bien así.—Una de sus manos acariciaron mi cabello, la mayoría del tiempo lo llevaba atado con una coleta o solo me hacía media cola , pero hoy por ciertas razones lo había llevado completamente suelto, solo con mi fleco y ya.
—Adela. Hay que hablar. —Dijo mi primo. Tom aun no llegaba y me senté a su lado.
—Hable con el…me dijo que sí.
— ¿Y qué vamos a hacer cuando Andy se haya convencido que son dos personas diferentes?
—Pues Daniel solo nos ayudara ese día, cuando tú ya sabes este convencido volveré a ser Daniel.
Esa mañana antes de alistarme para la escuela, había hablado con otro primo, que se llamaba Daniel Drecher Meller. Y muchos decía que tenía un parecido conmigo, ese era el motivo por el cual había recurrido a él. Y acepto ayudarme, el día en el que él y Tom se reunieran yo igual iba  a estar ahí, para que Andy nos viera juntos y dejara de sospechar. Después yo volvería a suplantar a Daniel.

martes, 29 de mayo de 2012

capítulo 20—Ellas Vs Ellos


Tom entro a la habitación, provocando tremendo escándalo…que hizo que sus amigos se despertaran.

—Lo siento
— ¿Dónde estabas?
—Tenía hambre, pero ya comí algo
—Tom son las 3:00 am—Gerog se quejo y se tapo la cara—Duérmete, o are que te duermas
—Si, no se preocupen me dormiré

Tom regreso sin saber que era lo que había hecho, o más bien lo sabía pero no quería sentirse así, había traicionado a Daniela. A pesar de que se había acostado con Aurora, no se sentía del todo bien. No pudo dormir pensando en Daniela.
                                                          **
—Has estado muy raro Tom
—No es que me sentía un poco mal
—Si quieres podemos regresar. Y otro día lo celebramos el otro fin de semana
—No, claro que no. Quiero estar con mi novia—Daniela tomo la mano de Tom, el tenia la vista fija en el camino. Y sentía que no merecía estar con Daniela
—Mi abuelo me dijo a donde me estas llevando
—Se supone que era sorpresa
—Mi abuelo es así. Pero está bien, tiene más de cinco años que no estoy ahí. La última vez que estuve ahí fue cuando mis padres se pelearon, de ahí regrese con mi madre y con mi hermano y nos fuimos a España, pero a los pocos días Israel regreso con mi padre, y de ahí no lo volví a ver hasta hace unos meces
— ¿Qué es exactamente ese lugar?
—Es una casa de campo, tiene cuatro habitaciones, hay un gran árbol y el lago. Mi padre y mi madre escribieron sus iníciales, luego la de toda la familia. A mí eso se me hace muy estúpido, solo dañan al pobre árbol
—Una vez Israel me conto que llevo a un lugar así a Aurora
—Esa tipa. Cada vez que escucho su nombre
—Bueno a casi nadie le cae bien, ni siquiera sé porque está en la escuela, si no sabe cantar, tampoco toca un instrumento
—Dejemos de hablar de ella
—Claro—Tom la miro y Daniela le sonrió, de verdad no la merecía

Daniela había preparado claro con ayuda de Afrodita una canasta de picnic, y un pastel especial para Tom. Cuando llegaron Tom se estaciono enfrente de la casa, y como Daniela había dicho, había un gran árbol un lago y la casa, a claro y la casa del árbol en donde Israel y su novia jugaban cuando eran unos niños

— ¿Quieres subir? Papá nos las hizo a mí y a Israel
—Pero no crees que ya estamos muy grandes
—Lo resistirá—Daniela subió con cuidado a la parte de arriba, el lugar estaba empolvado y a pesar de que no entraron se quedo sentada en lo que simulaba un patio las tablas estaban un poco sucias y llenas de polvo—Vamos Tom sube—Tom subió con mucho más cuidado y le paso la comida a Daniela
—Estás loca Daniela
—no te preocupes Tom, no caeremos
—Si tú lo dices—Tom se sentó a lado de ella—Sigo diciendo que no nos soportara
—Tom tranquilo
—Está bien—Daniela le dio un leve empujón
—Dime que tienes. Este muy raro
—Nada Daniela
—Bueno pues quita esa cara—Tom le regalo su mejor sonrisa y ella se acerco a él para besarlo—Te amo—Daniela acaricio el rostro de Tom y él se sintió aun mas mal—Tom
— ¿Qué ocurre?—Daniela no sabía cómo decirle lo que quería, y continuo besándolo, tal vez el se daría cuenta, pero no fue así. Así que ella continuo besándolo con ternura y poco a poco iba haciendo que su beso se volviera profundo apasionado. Hasta que el se dio cuenta de que Daniela estaba encima de él—Daniela. Espérate—No podía creer que el la hubiera detenido, normalmente en que siempre terminaba encima del otro era el. Y ahora la que quería era Daniela
— ¿Qué ocurre Tom?
—Es lo que me pregunto—Daniela bajo la mirada—Dime
—Lo he estado pensando y quiero—Se quedo callada
— ¿Quieres qué?
—Quiero…quiero—Daniela lo volvió a besar—Quiero hacerlo—-Tom se quedo inmóvil procesando lo que acababa de escuchar. No sabía qué hacer y por un momento quiso no estar ahí…Daniela lo miro—Tom, Tom—Tom simplemente se bajo del árbol y se dirigió al coche, Daniela muy confundida lo siguió
—Tom ¿Qué ocurre?
—Daniela estás loca—Tom le grito y Daniela lo miro aun mas confundida, eso era lo que él había querido desde hacía ya un tiempo, y ahora le decía que estaba loca—Claro estás loca. Muy loca
—Tom…no te entiendo—Pero lo único que pasaba, a pesar de que en el fondo de su ser él deseaba complacerla algo se lo impedía. Tal vez el sentimiento de culpa, que sentía por haberse acostado con Aurora, ni siquiera el mismo lo sabía
—Daniela solo cállate—Tom cerró la puerta del conductor y puso en marcha el vehículo
—Pero…pero
—Ya te dije que te calles

Daniela lo miro ahora enojada, pero no le dijo nada. Solo busco entre sus cosas su reproductor de música y se puso los audífonos a todo volumen. Por dentro quería golpear a Tom porque él nunca le había gritado y ella de verdad lo quería hacer. Y ahora solo por eso se había arruinado la cita, no lograba entender a Tom porque él era lo que más quería desde que eran novios. En tondo el camino ambos estaban metidos en sus pensamientos. Tom se maldecía por no haberle seguido el juego a Daniela y ella quería golpear a Tom o algo así.
 Cuando llegaron Daniela salió del automóvil de Tom y aporreo con toda su fuerza la portezuela. Tom salió atrás de ella para remediar lo que había pasado—Daniela—La jalo de su mano y la atrajo a el
—Suéltame—Ella trato de liberarse de él—Tom
—Escúchame—Tom el agarro con más fuerza
—No porque me gritaste
—No sé que me ocurrió. Pero yo…yo igual quiero estar contigo
—Muy tarde…
—Daniela no quiero que te molestes por estupideces como esas
—Bueno, pues suéltame me lastimas
—Está bien
—Quiero que te vayas, quiero estar sola
—Daniela no…no me voy a ir
—No te quiero ver
—Pero yo si
—Está bien. Me voy pero promete que cuando te hable en la noche me contestaras
—No te lo aseguro
—Daniela
—De acuerdo—Tom la soltó poco a poco…Daniela lo miro y le dio una bofetada, luego salió corriendo hasta la puerta de la casa. Tom la observo mientras entraba.
                                                             __
“Eres un imbécil, si un imbécil”…”Ella quería hacer el amor contigo”—Sumido en sus pensamiento trababa de encontrar una respuesta para sacar de su mente lo que había ocurrido en las noches anteriores

—Tom mamá dice que dejes de hacerte al menso y bajes a comer, tiene que hablar contigo
—Dile a mamá que no tengo hambre y que tampoco la quiero escuchar
— ¿Qué ocurrió con Dani? Llagaste temprano
—Nada Bill. Largo de mi habitación

Dos semanas después…

—Daniela—Tom el abrazo—Ya no estés molesta
—Suéltame Tom
— ¿Aun seguimos saliendo?
—Sí. Pero suéltame
—No me agás sufrir más, suficiente tuve con no verte estas dos semanas
—Eres un imbécil. Me dejaste con una tonta
—Perdóname mi amor. Es que fue de la emoción de saber que querías estar conmigo
—No lo aprovechaste, ahora ya no quiero
—Pero sé que otro día lo querrás, y yo estaré ahí para ti
—Eres un tarado
—Sí pero así me amas
—Sí. Por desgracia—Daniela se dio la vuelta. Y lo beso
—No te volveré a gritar—Tomo la mano de Daniela y se dirigieron con sus amigos—Me ayudarías a hacer mi tarea
—Tom, no me digas que no puedes. Son solo cuatro materias básicas y tú no puedes
—Prefiero la de música
—Dime cual
—Calculo
—Tom, eres un tarado—Tom se sentó en una de las sillas de la mesa y jalo a Daniela, haciendo que ella se sentara en las piernas de el—Gustav… ¿enserio tienes que vivir con el tarado de Tom?
—Sí. Desafortunadamente, se lo explique cómo veinte veces y no lo comprendió
—Vamos a ver—Daniela tomo un lápiz y examino la libreta de Tom—Sigo diciendo que eres un tarado—Daniela miro a ver a su hermano—Como detesto a Israel
—yo igual—borro lo que Tom había hecho y se dedico a escribir. Después miro a ver a su hermano y estaba ahora encima de una tarima, el escenario de la cafetería
—Daniela y Tom…quiero que me escuchen bien…Quiero un duelo, Daniela la voz Tom la guitarra. Contra mi solo—Daniela se levanto y todos lo que ahí estaba igual. Subió a la tarima y observo a Israel de frente. Viéndolos así como estaban vestidos casi igual, hubieran parecido gemelos y no simples hermano
—Lo acepto—Dijo ella—Pero que tu queridísima novia cante
—No
—Entonces tampoco acepto
—Está bien—Israel miro a Aurora y ella subió al escenario
—Primero ustedes—Daniela se bajo y todos se amontonaron al pe de la tarima, Tom se acerco y la abrazo
—Los aremos trizas
—Solo observa al estúpido de mi hermano

Y como bien dijo Tom, Aurora n era buena en la música y menos para cantar, casi nadie aplaudió cuando terminaron. En cambio Daniela, Daniela era mucho mejor se soltó su cabello y comenzó el verdadero show. Tom tocaba la guitarra y ella cantaba, el escenario era de ella, de nadie más. Y como ella predijo su hermano perdió y todo el público le aplaudió. Daniela se acerco a Tom y lo beso, cuando terminaron de cantar. Aurora molesta porque sabía que Daniela era mejor cantando y lo peor, era hermana de Israel y novia de Tom los chicos que ella quería para ella sola. Se subió otra vez en la tarima y le arrebato el micrófono a Daniela.
—“Me acosté con Tom”—Dijo y miro a ver a Israel, luego a Tom y de ultimo sus ojos se cruzaron con lo de Daniela

capítulo 19—Ellas Vs Ellos


— ¿Enserio?
—bueno yo nunca antes lo había dicho, pero así lo siento, a si que si es enserio—Contesto el, y Daniela lo beso
—Oye pero ya enserio dime como están las cosas en la escuela. Sigo preocupada por lo del concurso
—Pues no te preocupes más, porque no las descalificaron
—Eso es lo único que me deja tranquila, saber que aun estamos en el juego
—Pero van a perder—Tom bromeo
—La última vez les ganamos
—Solo fue suerte
—La niñas son mejores que los niños
—Es completamente al revés—El chofer se estaciono y Tom  abrió la puerta para que saliera y luego le abrió la puerta a Daniela
—Su abuelito la está esperando para almorzar, a los dos—Dijo una afrodita que era la cocinera
—Está bien—Camino con Tom esta la sala— ¿Cómo es que estas aquí? Se supone que salimos hasta las 5:30 pm
—Tu abuelito tiene mucha influencia y tú sabes cómo es el director de lambiscón
— ¿Tu mamá sabe que estas aquí?
—Tu abuelito lo resolvió
—Veo que ya llegaron. La comida ya esta esperándonos
—Aurita los alcanzo voy a ir a dejar mis cosas en la habitación —Daniela subió las escaleras y aventó su mochila y luego bajo otra vez con su abuelo y su novio
—Le decía a Tom que dentro de dos semanas iras a la escuela porque me lo solicito tu maestro
— ¿Enserio?
—Sí. Podrás ver a tus amigas
—Es la mejor notica que me han dado en mucho tiempo—Dijo Daniela, porque extrañaba mucho a sus amigas y quería platicar con ellas de muchas cosas
--
—Sigo diciendo que tu abuelo es una gran persona
—Yo igual estoy convencida de eso—Daniela examino a Tom, su abuelo los había dejado solos porque unos amigos habían ido a jugar póker con el—Tom, en una semana más cumplimos dos meces de novios
—Si ya lo se
—Pensé que se te olvido
—No…es solo que no quería ser yo el que lo mencionara
— ¿Vas a venir a verme?
—Tengo planeado algo mejor
— ¿Qué es?
—Es una sorpresa
—Tom no me gusta que me dejen con la duda, pero solo por ser tú lo aceptare

Tom estuvo con Daniela toda la tarde platicando de muchas cosas, haciéndose caricias y cuando Tom se estaba despidiendo Daniela volvió a sentirse triste. Lo quería mucho y ese día lo iba a recordad mucho porque Tom le dijo que la amaba y eso era lo mejor que pudo escuchar.

— ¿Quién es esa tipa?—Lorena trato de ver entre la multitud
— ¿Por qué tanto alboroto por esa vieja?—Tom y Bill llegaron a la escuela y encontraron lo mismo que las niñas un tremendo alboroto por alguien
—Hola chicas. ¿Qué pasa?
—No sé, es que llego una güera y todo mundo esta impresionado, es una chica que para mi gusto no es nada bonita
—Hmm…quien sabe quien será—La chica camino un poco más haciéndose paso entre todos su público masculino y se topo de frente con Tom. Los dos se miraron
—Aurora—Tom reacciono. Israel pasó y le dio un zape en la cabeza
—Sigue siendo mía—Tomo a la chica de la mano y se fueron caminando. Tom se quedo inmóvil; era aurora. Pero ¿Cómo? Israel la beso y se fue con ella. Pensaba que ellos ya no andaban pero entonces aurora la chica por la cual había perdido su amistad regresaba a sus vidas
—Tom—Bill lo sacudió
— ¿Estoy viendo visiones Bill?
—No. Viste bien era ella
— ¿Pero Israel la beso?
— ¿Esa tipa es la famosa Aurora?
—Si—Contesto Bill
—Me va a dar algo aquí mismo—Tom camino a su habitación y Bill atrás de el
— ¿Qué ocurre Tom?
—Es que era ella
—Si tal parece que va a estudiar música como nosotros y todos los que estudiamos aquí
—Pero ella no puede
—Tom…dime la verdad ¿Tu te enamoraste de ella?
—Eh…No—Contesto y Bill lo miro
—Pensé que me tenías confianza
—Es la verdad, me cae mal
—Lo mismo dijiste te Daniela y mira ahora es tu novia
—Pero es diferente
—Está bien, pero espero que no sigas haciendo lo mismo de siempre ella regreso y todo indica que es novia de Israel, y espero que no se te olvide que tu igual tienes novia
—Claro que no se me ha olvidado

Tom se quedo solo meditando el asunto ella fue la culpable de que le vinculo de amistad que lo unía a Israel acabara, pero también sabía que el igual tenia parte de la culpa de haber roto ese vinculo. Desde que acepto el tonto juego de Aurora. Pensó en Daniela y luego en Aurora. Ahora que la había visto muchos recuerdos se habían desempolvado de su mente y de su alma. ¿Se había enamorado de Aurora en algún momento? Solo quería hacerse a la idea de que no.
— ¿Te ocurre algo?—Arumi observo a Tom
—No
— ¿Entonces podemos continuar?
—Sí, hay que subir el volumen
—Tom, ni siquiera hemos empezado
— ¿Pero sería una buena idea?
— ¿Es por esa chica? La novia de Israel
—No
—Desde que llego has estado así
—Gustav te ha contado lo que ocurrió entre ella y yo
—No, pero puedo imaginarme que ella es el motivo por el cual tú y el hermano de Daniela se odian
—Adivinas bien
—Espero que no se te olvide que  Daniela te quiere mucho
—No se me olvida—Contesto—Mejor vamos a ver cómo van los chicos

Tom camino con Arumi por la sala central y ahí estaba ella, si Israel, desde que ella había llegado Israel no la había dejado a sol y a sombra y ahora estaba sola, Tom tenía muchas ganas de saludarla, pero no sabía que pasaría. Aurora se levanto del sofá y lo saludo con la mano, curvo un dedo hacia él y le hizo gesto para que él fuera. Aun no cambiaba en nada le gustaba mucho la atención de los chicos y le gustaba más Israel y Tom.
Tom por instinto avanzo hacia ella. Sonrió al darse cuenta que otra vez tenia a Israel y Tom, ya habían caído. Tom paso de largo junto a ella y abrazo a Daniela.

— ¿Qué haces aquí? Creí que en dos semanas venias
—Sí, pero yo igual te extraño así que mi abuelo me trajo el está con mi papá y con mi hermano
— ¿Dónde están las chicas?
—Arumi está ahí—La señalo con la mirada—Estamos yendo a ver a los chicos—Daniela lo beso de la emoción de estar otra vez ahí, Aurora observo la escena
— ¿Quién es ella?—Le pregunto un poco molesta a su amiga
—Se llama Daniela Muller, y es la novia de Tom
— ¿Dijiste Muller?
—Si tu querida cuñadita y posible socia—Tom la tomo de la mano y pasaron junto a ella—Hola Tom—Dijo cuando pasaron a lado de ella. Tom y Daniela miraron a verla—Veo que ya no te acuerdas de los amigos
—Hola…Hmm… ¿Tu nombre era?
—Aurora
—A claro. Daniela ella es la novia de tu hermano. Aurora ella es la hermanita de Israel
— ¿Aurora?—Daniela miro a ver a Tom y el leyó sus pensamientos y asintió—Es un gusto Daniela Muller—Miro por encima de los hombros de Aurora y su hermano venia justo detrás
—Daniela… ¿Ya conociste a Aurora?
—Si eso parece. Es adorable
—Muchas gracias me encanta tu cabellos—Sonrió y miro a ver a Tom
—Si nos disculpan Daniela y yo, tenemos algo más interesante que hacer—Tom jalo a Daniela y continuaron caminando. Arumi abrazo a Daniela
—Pensé que venias en dos semanas
—Si igual vendré en dos semanas
—Las chicas se pondrán felices—Los tres caminaron hasta donde estaban los chicos y como bien predijo Arumi todos se pusieron felices. Georg la abrazo muy fuerte
—Te extrañábamos, ya no tenemos a nuestra pequeña pero ruda Daniela—Le dijo Georg
—Yo igual los extrañaba. ¿Cómo van?
—Me abandonaste Daniela. No tengo con quien ensayar
—Pues no sufras más Bill. Hoy vamos a ensayar
—Y von mis amigas tengo que hablar. Así que si nos podrían dejar solas
—Claro, estaremos…Hmm…en esa esquina—Ellos se fueron, Daniela platico con sus amigas acerca de la chica de su hermano
—Tom ha estado muy raro. No quiero que te preocupes pero, desde que ella llego
— ¿Ustedes creen que…—no termino la palabra—No, no es nada confió en Tom
—Daniela solo no te preocupes
—Es que ahora estoy lejos y no sé lo que él hace, no es que sea celosa pero…
—Tom te adora, y te quiere demasiado, dudo que sea tan estúpido para, hacer algo que te lastime
—Bueno, solo lo olvidare que les parece si regresamos

Daniela ensayo con Bill un par de canciones y platico con Gustav y Georg—Les juro que todas las niñas de ahí son unas bobas
— ¿A cuántas ya golpeaste?
—Solo a tres, y se lo merecían
—Deberás que te extraño tanto—Dijo Georg—Es que cuando te molestas quedas roja como un tomate y me da risa
—Pues si no quieres que tu cara quede roja solo no burles mi ira
—Sabes que es broma—Su abuelo se acerco a ella
—Daniela despídete de tus amigos, ahora hay que irnos
—Si—Su abuelo se dio la vuelta—Bueno escucharon a mi abuelo. Nos veremos dentro de dos semanas. Tom podemos hablar—Tom la siguió
— ¿Ya sabes que paso con ella?
—Sí. Solo quiero saber que te puedo tener confianza
—La puedes tener, ella no me interesa—Daniela le sonrió—Siempre estás en mi mente—Tom la pego contra la pared y ella lo abrazo. Tom miro a ver hacia donde estaba Israel, y noto su incomodidad y los celos de Aurora
—Tu igual estas en mi mente todo el tiempo—Daniela acaricio el rostro de Tom—¿Nos veremos este fin de semana
—Claro es una fecha especial
—Te amo Tom—Acerco su rostro más al de él y lo beso. Le dio un abrazo y ella se fue a reunir con su abuelo que ya la esperaba en el automóvil.
                                               **
Tom tenía hambre, no podía dormir así que salió a dar una visita nocturna al comedor tal vez encontrara algo en el refrigerador. Cuando llego todo estaba a obscuras.

—Así que por ella me cambiaste—Aurora prendió la luz
—Demonios me asústate
—Así has de tener la conciencia
— ¿Qué haces aquí?
—Quiero hablar contigo
—No se supone que tú andas con Israel
—Sí, pero eso no te importo cuando te acostaste conmigo—Contesto ella
—Pero ahora tengo novia
— ¿Ahora le dices novia?
—Eso es
— ¿Entonces ya no me quieres?
—Nunca te quise—Aurora se acerco a él haciendo que Tom quedara recargado en la pared
— ¿Qué tiene ella que no tenga yo?—sus labios estaban peligrosamente cerca
—Aléjate de mí
—Vamos Tom ella no es como yo
—Ella es mejor—Aurora hizo que sus labios rozaran con los de Tom
—Admite que me quieres—Volvió a hacer ese movimiento y Tom, Tom empezó a sentirse débil. Lo miso hizo hacia más de un años cuando lo empezó a seducir y el cómo tonto había caído. Y ahora no sabía qué hacer—Dilo, me quieres—Ahora llevo sus labios al cuello de Tom el trato de liberarse pero le gustaba esa sensación.

capítulo 18—Ellas Vs Ellos





Daniela miro hacia abajo y el vértigo que sintió hizo que regresara a su cama. Debía de estar verdaderamente loca para saltar desde esa altura, en su casa lo hacía porque no era mucho la  diferencia del piso hasta su ventana, pero ahora, ahora era demasiada. Respiro profundo antes de pensar en otra idea.
—Eres un mal hermano Israel, juro que cuando te tenga frente te voy a matar—Se acercó nuevamente a la ventana y  observo una vez hacia abajo— ¡ah! Claro el árbol—Se sentó en la ventana y estiro sus manos para poderse agarrar del tronco. Y escucho unos pasos, que se acercaban muy rápidamente a su habitación y no le alcanzaría el tiempo para poder aventarse, se bajó y se acostó en la cama se tapó la cara con las sabanas y de pronto se escuchó que la puerta se abría
—Déjenme solo—Dijo una voz  masculina, se escucharon algunos pasos y después solo el silencio —se lo que planeabas y que solo finges dormir—Su abuelo le jalo la sabana, Daniela ya no tenía la pijama, estaba muy bien vestida y tenía una bolsa que colgaba por la mitad de su cuerpo. Su abuelo miro la ventana abierta—Israel si tuvo el valor para saltar. Y eso le costó dos semanas en el hospital y un mes con un gran yeso en la pierna. No estás aquí como una presa de tu padre, yo no soy como el—Daniela se sentó
—Pero mi papá me quito mi celular y todo…estoy des comunicada con mi novio y mis amigos
—Pero yo te los voy a devolver, no me parece justo que le haga esto a una pequeña como tu
— ¿Enserio?
—Claro—Su abuelo le entrego todo lo que le habían a su llegada—Y cómo te dije no eres una presa en mi casa, puedes salir y no intentes escapar por la ventana, te espero para que me acompañes a desayunar —ella asintió y su abuelo abandono el lugar

Se quedó sorprendida por lo que había hecho su abuelo, Israel le había dicho que el abuelo Muller era una persona fría y casi no convivía con él, pero al parecer solo la había engañado, su abuelo era un ex Teniente  o algo así, vivía en una enorme mansión a las afueras de Halle Alemania. La casa tenía mucha seguridad y fácilmente te podrías perder.

—Muy bien. Mientras desayunamos que te parece si me cuentas acerca de ese Tom. El que me conto tu padre, como me dijo Israel ese muchacho te tiene con la cabeza en otro mundo
— ¿Ellos te hablaron de Tom?
—Sí, creo que le agradezco a ese Tom porque por el tu estas aquí
—Es que mi papá es un loco, Israel igual no quieren que ande con él porque no se lleva para nada con mi hermano, y al principio si trataba de evitarlo pero él consiguió que me enamorara de el
—No me gusta para nada lo que hace mi hijo, hablare con él y le are ver su error—Daniela le conto muchas cosas a su abuelito, y descubrió que Israel solo lo dijo para asustarla. Era de lo mejor platicar con su abuelo, porque era una gran persona. —Y tampoco te obligare a ir a esa escuela de señoritas que dijo tu padre, tu eres una rockera y voy a hacer lo posible porque regreses a la escuela en donde estabas.
— ¿Enserio?
—Sí. Ahora que te parece si me acompañas al parque siempre voy a esta hora
— ¿Pero es muy necesario que ellos nos acompañen?
—No te aran nada los seguridad son muy buenos conmigo
—Está bien abuelito—Caminaron por todo lo largo del parque y al final se sentaron en una banca
—No te puedes retrasar en clases, quiero que empieces a ir a esa escuela, solo será por un tiempo y te prometo que yo iré en estos días a Magdeburgo para hablar con ese maestro y que tu banda no quede descalificada
—Gracias abuelo
**
—El ya lo tenía todo planeada, pensé que jugaba limpio—Tom daba vueltas por su habitación analizando la situación—Lo voy a matar
—No le vas a ir a buscar problemas porque siempre acabamos mal todos
—Pero hay que ver la manera de solucionar todo esto, van a descalificar a las chicas
—Se dan cuenta. Eso era lo que queríamos al principio
—Pero no creo que sea la mejor manera de ganar
—En eso estoy de acuerdo contigo
—Se nos hace tarde lo platicaremos en el trascurso del día
Ellos caminaron hasta el salón, las niñas estaban un poco tristes porque el maestro les había informado de la situación y no querían que eso terminara de esa forma, sin haber peleado por el gran trofeo que en este caso era una contrato. Pero igual en el trascurso de la semana pasaron muchos cosas, como por ejemplo el padre de Daniela la fue a visitar pero ella se negó a verlo y solo se encerró, también estuvo asistiendo en esa dichosa escuela en la cual la habían inscrito su padre, el señor Damián pensaba que Daniela necesitaba buenos modales y una mejor educación, en cambio Dylan (el abuelo) estaba en desacuerdo. Una mañana llego como todo su seguridad hasta la escuela. Para Daniela era muy importante esa competencia y el aria lo necesario para ayudarla.

—Aremos lo siguiente, usted es una persona muy importante y  bueno su nieta es muy talentosa, are una excepción pero necesito que cuando lo requiera ella se presente a los ensayos
—Por eso no va a ver problemas, ahora necesito hablar con…Hmmm…como se llama este muchacho
— ¿El novio de Daniela?—el asintió—Tom
—si con el
—Lo voy a mandar a hablar—El director salió de la oficina y mando a buscar a Tom. Tenía planeado algo, Daniela había estado un poco triste porque no tenía a Tom con ella. Tom entro a la estancia con cierta desconfianza, y un poco de temor, en la puerta se había encontrado con dos tipos muy raros.
—Hola—Dijo cuando el señor se levanto y le extendió la mano—Tom Kaulitz—El señor la tomo y la estrecho
—Dylan Muller
—Usted es…
—Soy el abuelo de Daniela
— ¿Sabe en donde esta ella?
—Siéntate  tu y yo vamos a hablar —Tom se sentó enfrente de el—Daniela está en mi casa y esta extrañándote
— ¿Enserio?
—Si…no me gusta verla así, por eso quiero que vayas a verla. El viernes alguien pasara por ti para que te lleve hasta Halle, luego igual te traerá de vuelta
—Sí, claro me parece bien. Pero ella volverá
—Probablemente ahora no te lo puedo asegurar
**
Daniela estaba sentada en la banca del parque, esperando a que la pasaran a buscar. Pensaba en Tom, había pasado una semana desde que no lo veía, y extrañaba mucho sus besos y sus caricias. Tomo su celular y pensó en llamarlo, pero lo más probable es que estaría en clase. Le había mandado un par de mensajes y cuando él le contesto se puso muy feliz, ahora necesitaba escucharlo y besarlo. Miro el teléfono y se detuvo en donde decía su nombre. Oprimió la opción llamar. Y no esto la mando directo al buzón estaba apagado, miro el reloj, eran más de las 4:00 pm y ella había salido de la escuela hacia una hora, y el chofer que simplemente mandaba su abuelo no había llegado. Observo para todos lados y el vehículo no dio rastro de llegar, luego observo el ambiente y se estaba nublando, las primeras gotas de lluvia ya imprecaban de su olor la ciudad. Miro una vez más el teléfono y volvió a llamar pero de nuevo no contestaron.

—Tom…porque no me contestas…te extraño muchísimo—Se quedo mirando hacia el suelo y pronto las gotas de lluvia comenzaron a mojar el pavimento—Tom…te extraño—Estaba sola en el parque y nadie la escuchaba—Tom, te extraño, te extraño
—Yo también—Daniela alzo la mirada y se topo con el rostro de Tom, no podía creer que él estuviera ahí…pensó que tal vez y solo estaba viendo visiones y se quedo inmóvil dudando en que era lo que debía de hacer— ¿Qué?—Tenia una cara de sorprendida—¿Qué pasa? ¿Se me olvido ponerme los pantalones?
—Tom… ¿De verdad eres tú?
—Todo indica que si soy yo
—Pero… ¿pero cómo?
—Bueno te lo explico en tu casa ahora hay que irnos porque pronto empezara un tremendo aguacero—Le tendió la mano y el ayudo a Daniela a levantase y caminaron hacia el automóvil que su abuelo había mandado—Tu abuelito es mucho mejor que tu padre
—Sí, eso lo sé… ¿El fue a la escuela?
—Sí y también hablo conmigo
—Amo a mi abuelito
—Por cierto—Tom la examino bien—Que linda ropa
—La detesto me obligan a llevarla, pero claro yo corte más la falda y ajuste mas la blusa—Daniela llevaba una falda escolar de color azul rey y  una blusa blanca con botones azules
—Te vez hermosa como sea que te vistas
—Tom…de verdad te he extrañado mucho
—Yo igual, no tengo a quien molestar
—Tom…
—Es que cuando te molestas siempre con un beso te dejo feliz
—Eres un tonto Tom
—Daniela…Daniela
—Dime ¿como estas todos?, las chicas, Bill, los G´s…hay y el odioso de mi hermano
—Pues todos te extrañan, Bill ya no tiene con quien ensayar
—Yo igual los extraño a todos, menos a ese tarado de mi hermano
—Daniela…ya tranquila ya verás que le va a ir mal
—Es lo que espero
—Me gustas aun mas cuando te enojas
— ¿Enserio?
—Si
—No me has besado
— ¿Quieres que lo haga aurita?—Daniela cerro sus ojos cuando los labios de Tom presionaron los suyos, y se deslizaron con suavidad sobre sus suaves labios
—Te amo—Daniela se quedo observando a Tom después de que el dijo eso, el lo había dicho era la primera vez que lo decía, “TE AMO”…y de sus labios se escuchaba tan sensual y hermoso. Daniela le sonrió y lo volvió a besar.

capítulo 17—Ellas Vs Ellos


—Está bien…Pero con una condición
— ¿Cuál?—Pregunto Tom, tratando de seguirle el juego
—Habla con Israel
—Primeo me vuelvo gay
—Tom…por favor
— ¿Lo puedo pensar?
—Si…pero espero que al final la respuesta sea si—Tom la miro
—Te espero en la noche en mi habitación
— ¿Para qué?
—Solo ve

Daniela había regresado antes a la escuela y Tom igual, ella porque no le gustaba estar en su casa, cualquier lugar era mejor que ahí, y Tom para estar con ella…Aunque la había citado en su habitación ella se sentía nerviosa, y no se explicaba por qué. Lo que quedo de la tarde ella se la paso sola en su habitación mejorando una canción que se la había ocurrido, hasta que se sintió aun más nerviosa  y se puso a pensar que era lo que Tom tramaba, como ya era costumbre siempre la sorprendía con cada cosa, que se le ocurría a él.

—Hola Tom
—Te tardaste mucho—Tom la examino, tenía su pijama, no era lo que él esperaba pero era de noche y probablemente Daniela solo quería dormir un poco—Pasa, antes de que el prefecto se dé cuenta—Daniela entro a la habitación y se sentó en la cama de Tom
— ¿y para que querías que viniera?
—Solo quiero estar contigo
—Eres un poco raro
—Tú me has cambiado
— ¿Enserio?
—Si—Se sentó a lado de Daniela y el beso
—Hablaras con el—Daniela lo miro un poco confundida
—Hablar con el…es como aceptar que soy un perdedor. ¿Alguna vez le has pedido eso al?
—El y yo casi no nos llevamos
—Daniela…no lo puedo hacer
—Está bien. Pero algún día tendrán que hacerlo
—Cuando lluevan ranas
—Tarado
—Preciosa

La noche trascurrió platicando y jugando. Cada segundo era mejor que el anterior, ella estaba muy feliz. Pero si darse cuenta algo pasaría.
                           _________________________________

—Tom regreso ayer por la mañana
—Entonces el ya debe de estar aquí—Georg abrió la puerta de la habitación, los tres entraron y examinaron la cama de Tom. Parecía como si dos personas estuvieran ahí
—Qué raro—Dijo Bill, acercándose a la cama…Bill toco a uno de los cuerpos. Y este se movió
— ¿Daniela?
— ¿Qué haces aquí?
—Es que—Los tres la miraban con cara de sorprendidos y ella se imaginaba lo que pensaban—No me acosté con el si es lo que piensan. Anoche…eh…ay…con un demonio dormí con él, y eso fue todo
—Está bien, pero no te molestes—Tom la miro y se rio, ella se puso sus pantuflas y se dirigió a la puerta
—Eso fue raro—Dijo Bill y a los pocos segundos de que Daniela salió de la habitación volvió a entrar asustada
— ¿Qué ocurre?
—El prefecto está afuera y creo que me vio—Minutos después tocaban la puerta de la habitación
—No habrán esta que se esconda, pero en donde
—Debajo de la cama
—Ahí rápido la encontraran
—En el armario
—No, ya se—Tom la jalo y subieron corriendo hasta el baño. Georg abrió la puerta
— ¿Por qué estaban encerrado?
—He…Porque…Gustav ¿por que estábamos encerrado?
—Por…—El prefecto los miro—Es que
—Huele a perfume de mujer
—Es que mi madre me abrazo antes de venir
—no soy tonto, vi entrar a una señorita
—Ay…Ay…Una señorita…Ya le urgen unas vacaciones
— ¿Dónde está Kaulitz?
—Aquí, frente a usted—dijo Bill
—Me refiero a Tom—El prefecto subió al segundo piso de la habitación en donde estaba el baño, el ruido de la regadera se escucho
—Se está bañando
—Tom, abre la puerta
—No puedo—Grito el—Me estoy bañando
—Ábrala o are que la abran
—Está bien—Los tres subieron con el prefecto y Tom abrió la puerta, tenía una toalla enrollada en su cintura, el prefecto entro al baño y los cuatro estaban muy nerviosos, el prefecto jalo la cortina de la ducha
—Creo que si necesito una vacaciones. Espero que no vuelvan a encerrarse—Camino hasta la puerta y se fue…Bill, Georg y Gustav están un poco sorprendidos Daniela había entrado con Tom, se asomaron y Daniela salió de la tina y empezó a toser
— ¿Ya se fue?
—Eso parece
—Me entro jabón en los ojos
—Bill le tienes que prestar ropa a Daniela creo que la tuya será la única que le quede
—Si está bien

                                     ______________________________
—Es que si su hija no está en su habitación creo que no sé donde podría estar. ¿Les pregunto a sus compañeras de cuarto?
—Si
—Señor le pido una disculpa sé que es un hombre de negocios muy ocupado pero le pido que tenga paciencia
—A o mejor esta desayunando—Sugirió Lorena
—O se la están desayunando—Israel miro a las amigas de Daniela—Se donde puede estar
— ¿En dónde?
—Solo síganme—El prefecto su padre y las chicas lo siguieron hasta el dormitorio de 483 de los chicos
— ¿Qué hacemos aquí?—Israel se acerco a la puerta y la golpeo
—Aquí esta Daniela
—No  lo creo, estuve hace unos minutos aquí y solo están los jóvenes que duermen aquí—La puerta se abrió y Gustav y Georg salieron y cerraron l instante
— ¿Dónde está mi hermana?
—Es tu hermana, tú deberías saberlo—El prefecto se tomo el picaporte de la puerta y Gustav se pego contra ella
—Hazte a un lado
—Es que no puede pasar
— ¿Por qué?
—Porque…por que no puede pasar, Georg se lo explicara
—Tom está enfermo. Si Tom está enfermo
—Pues entonces quiero verlo
—No…No
—Gustav si no quieres tener problemas quítate de ahí—Israel empujo a Gustav y el prefecto abrió la puerta de la habitación, y todos se quedaron sorprendido con lo que vieron
—Sabia que Bill tenia aires gay, pero de eso a que se besara con su propio hermano—Bill se asomo por el barandal de la habitación y miro a ver abajo Tom besaba a Daniela pero como tenia la ropa de el
—Hey…ese no soy yo—Miraron arriba y Tom empujo la gorra que Daniela tenía en su cabeza dejando al descubierto su hermosa cabellera. Y continuo besándola, no se había percatado de que no solo Israel lo estaba viendo. El padre de Daniela tosió un poco. Ella se separo de Tom y le calvo la mirada a Tom
—No me digas que ese fue mi…—Tom asintió. Daniela se dio la vuelta
—Espero que tengas una buena escusa—Daniela miro a Tom y lo tomo de la mano él en cambio rodeo la cintura de ella con una de sus brazos
—La verdad es que no
—Estas en serios problemas Marina—Cuando su papá los llamaba por su primer nombre era porque de verdad estaban en problemas
—Señorita valla a su habitación y cámbiese, hablare con su padre, y después  con ustedes dos. Y ustedes al comedor y después a clase

Los ocho salieron de la habitación, nueve…contando a Israel Daniela se fue a su habitación y los alcanzo mas tarde en la mesa en la cual solían sentarse.

— ¿Qué crees que te hará?
—Matarme. Solo eso
—No pasara nada
—Lo dices por que el no es tu padre
—Si…sé que no pero mejor come y después vemos la manera de solucionarlo

La preocupación no la dejo comer bien. Y cuando estaban en el salón estaba un poco nervioso el prefecto aun no la había ido a ver y eso era señal de que algo malo pasaría. No había ningún maestro Tom el abrazo nuevamente y trato de tranquilizarla.

—No te va a pasar nada
—Tom…Es que como supo que yo estaba ahí—El beso su cuello
—Ya Daniela deja de preocuparte
—Está bien—Tom continúo besándola en su cuello y acariciando su cabello, eso la tranquilizaba un poco saber que él estaba con ella y de nuevo se dio cuenta de que la había regado, su padre la veía desde la puerta junto con el prefecto
—Tom y Daniela necesito que vengan—Y otra vez estaban enfrente de ello—El señor quiere hablar contigo, tu vendrás conmigo Daniela—Daniela se quedo confundida por que Tom se quedaba con su padre y ella no y noto que comenzó a temblar…

— Señor Muller
—Tom Kaulitz—Dijo el señor y su voz intimidaba un poco  Tom—Le has dado muchos dolores de cabeza a mi hijo, y él a mí…pero al fin le pondré fin
— ¿A qué se refiere?
—Pronto lo sabrás ahora, mejor entra a tu clase—El señor se fue y dejo a Tom confundido. Estuvo esperando a que Daniela regresara pero en todo el día no lo hizo.
                                          _____________________
—Que tramposo eres…me decepcionas, tal vez si a Tom se lo hubieras hecho lo entendería, pero Daniela es tu hermana
—Ni que tú nunca hubieras hecho trampa
—Sí, pero entregar a mi hermana nunca—Josué se fue de lado de Israel y ocupo otro lugar en el salón. Daniela probablemente ya se encontrara rumbo a Halle con su abuelo. Y él se sentía de lo mejor, se había quitado un peso de encima sin Daniela descalificarían a la banda de las chicas y para el Tom había perdido.

—Sus cosas no están en la habitación
— ¿Ya le hablaste a su celular?
—Sí pero no contesta
— ¿Qué habrá pasado?

Archivo del blog