jueves, 10 de mayo de 2012

capitulo 13- cuando no es como deberia ser


*Arumi*
—Tom…Tom—Lo último que escuche fue como un choque, si no debía de estar equivocada, fue eso un choque. No espero que Tom este bien, le marque varias veces a su teléfono pero no contesto, por ultimo opte por mandarle un mensaje.

“Tom… ¿Por qué no contestas?...Te amo”

Aquello me había dejado preocupada y una horrible sensación me invadió un malestar, sentía algo como un mal presentimiento, pero estaba cansada me dormí. Hasta que al fin el timbre de mi teléfono sonó, era Tom.
—Tom, mi amor…qué bueno que me hablas…
—No soy Tom—Una voz desconocida me interrumpió al otro lado
— ¿Quién es usted, porque tienes el teléfono de mi esposo?
—Entonces ustedes es la esposa de Tom. Necesito que venga de inmediato al hospital
— ¿Qué le paso?
—Hubo un accidente en una de las avenidas principales…el…el haga estado pidiendo a Arumi, deduzco que es usted, por favor apresure a venir y avísele a la familia de él, por que necesitara sangre—Lo primero que hice después de hablar con el médico, fue avisarle a Simone, ella le avisaría a Bill y a los demás, en tanto me apresure a llegar al hospital, no quería que le pasara nada.
*
—Tom—Lo primero que hice, fue pedir información en la recepción de lugar, en donde me dijeron que Tom estaba en una habitación y que pronto lo iban a operar…cuando entre a la habitación, el estaba acostado en la camilla, parecía que dormía o tal vez solo descansaba un poco—Tom…mi amor—Me acerque a él, temblando de miedo, el abrió lentamente sus ojos y me miro
—A…Arumi—Me acerque más a él y me senté a un lado de la camilla, no pude evitarlo y comencé a llorar, verlo así…me daba mucho dolor—No llores…nunca me ha gustado ver que una mujer llore y menos si tiene unos ojos tan hermosos como lo que tú tienes
—Como me pides que no llore, si ve como estas…
—Qué bueno que viniste…quería verte una vez más—Ahora hablaba como si se estuviera despidiendo
—Tom, no hables así…no vas a morir
—Puede pasar…siento…que…que…
—Tom, no digas eso—Tomo mis manos y las entrelazo con las de el
—Si eso llegara a pasar, quiero que cuides bien de nuestro bebé y que le vas a hablar de mí
—Tom no digas esas cosas ya te lo dije, no morirás por que eres fuerte y sé que amas a mí y a nuestro bebé y esto va a pasar, nada malo te pasara y cuando todo pase, estaremos junto viendo a nuestro bebé crecer
—Arumi…si tú lo crees…entonces yo lo creo…pero como te dije cualquier cosa puede pasar, ahora quiero que me prometas eso que si muero lo vas a cuidar, a cambio yo te prometo algo—Ahora lloraba más no podía seguir escuchando eso, me dolía aun más porque si no me hubiera puesto a llorar el no hubiera salido y no le hubiera pasado nada—Si todo sale bien…prometo que yo haré lo posible por estar otra vez contigo y cuando pase, te juro que tú yo y nuestro bebé aremos un viaje a las Islas Malvinas, y…—Se quejo de dolor—Y…
—Tom ya no hables
—Y cuando estemos ahí…yo te are muy feliz a ti y a nuestro hijo…aremos el amor muchas veces
—Si…Tom...Quiero estar ahí contigo y con nuestro bebé, y cuando estemos ahí no reiremos de todo esto…—Una enfermera abrió un poco la puerta
—Solo dos minutos más, ya lo pasaremos a el quirófano—Asentí y nos volvió a dejar solos
—No olvides tu promesa, Tom
—Tú tampoco la olvides—El se incorporo como pudo, y me beso. Sentí algo extraño como si fuera a ser el ultimo como si lo fuera a perder a el

—Arumi creo que debes de irte a dormir, es malo para tu salud estar aquí
—no puedo, debo de estar con él, cuando el salga de ahí, debo de estar aquí
—Vamos Arumi yo te llevo a tu casa y si algo pasa igual te iré a buscar
—Bill y Zoile llegan en dos horas más o menos…y como te dije no puedes estar aquí te hace mal a ti y a tú bebé
—Está bien...iré a dormir un poco más—accedí por el bien de mi bebé, se lo prometí y él me prometió algo…y sabia que le lo cumpliría que pronto estaríamos otra vez juntos y que eso solo sería un mal rato…pero tenía una horrible sensación que no me dejo dormir una especie de presentimiento como un mal presagio. Y no pude dormir, más que unas horas y cuando regrese a el hospital Bill ya estaba ahí, lo mire y note que estaba llorando debajo de sus lentes obscuros se podía ver unos ojos rojos incluso su nariz estaba roja. Busque a Simone y al igual que Bill lloraba, y cuando mire a ver a sus amigos ellos simplemente no pudieron verme a los ojos… ¿Qué había pasado mientras yo no estaba? ¿El había muerto?... ¿Ahora que iba a ser sin Tom? Sin sus besos, si sus caricias y cuidados, el no podía estar muerto, si el moría no sabía si podría estar sin él, si podría sobrevivir sin mi Tom. No sabía porque ellos lloraban.
El doctor se aproximo a nosotros, su expresión lo delataba. Estaba un poco preocupado, un doctor normalmente estaba así cuando tenía malas noticias.

—Arumi…tengo noticias, pasa a mi consultorio—Asentí y camine lento y con mucho cuidado tenía miedo de caer, estaba nerviosa y sabia que no podría controlarme—Siéntate—Obedecí y lo observe—Esta notica nunca me gusta darlas y menos si es una mujer embarazada pero Tom es tú esposo
— ¿El…mu…murió?—Apenas y pude articular la palabra
—Prácticamente si, el murió—Entonces sentí como mis ojos generaban nuevas lagrimas. No podía estar muerto
—No…el no está muerto
—Tranquilízate…te lo explicare bien, Tom tiene una segunda oportunidad, hace unas horas lo operamos y también le hicimos una trasfusión de sangre, todo salió bien pero no ha salido de la anestesia y esto es la parte mala, que a veces nunca salen…el está en coma, pude que despierte o que permanezca así…Arumi yo haré lo que pueda. Solo necesito que tu estés bien de Tom me encargare yo

Pero yo no podía estar tranquila, como el doctor dijo prácticamente si estaba muerto, pero mientras hubiera esperanza yo estaría a su lado, no dejaría que el muriera, me iba aferrar a él, porque lo amaba.
El no despertó, no lo hizo, se quedo así inconsciente, pero ahí estaba yo. Todas las mañanas, tardes y si se podía noches. Pero cada día sentía que no podía más con todo el dolor y sufrimiento que me trajo ese accidente. No me gustaba ver a Tom así, incluso prefería dormir que estar despierta, cuando dormía podía estar nuevamente con él, podía besarlo tocarlo, y cuando despertaba el se desvanecía y me recordaba que no estaba a mi lado que el permanecía durmiendo, el dolor aumentaba más, sentía un enorme vacío en mi alma, que solo lograba llenarlo mi bebé. Pero incluso no soportaba mucho, no quería que el muriera, no quería perderlo. No ahora que íbamos a tener un bebé. ¿Qué pasaría con él, conmigo? ¿Qué pasaría si él no despertaba nunca?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog