martes, 29 de mayo de 2012

Capítulo 9—Ellas Vs Ellos


— ¿No me vas a dejar?
—Por supuesto que no, ¿Por qué piensas eso?
—Es que Daniela dice—El la interrumpio
—Daniela está loca, no le hagas caso, no te dejaría, no estoy loco. Ahora que te parece si en la noche salimos a dar un paseo
—Claro, pero tengo que limpiar el desastre de la fiesta
—En eso Daniela tuvo razón, porque hacer una fiesta
—No se—Gustav se acerco a Arumi y la beso—Estoy loca
—Bueno si tu lo dices, pues si estas un poco loca
                                                       ******
—Pero…pero…no puedo—Su padre lo miro y el no le quedo más que suspirar resignado y tomo las llaves que su padre le estaba dando
—Me debes dos
—Es para que tú y Daniela  convivan
—Pero para eso exciten escuelas de manejo
—Solo, hazlo…Daniela —Grito su padre desde la escalera y ella apareció casi al instante—Tu hermano te va a enseñar a manejar
—Ha…Papá…para eso existen escuelas de manejo—Su padre le lanzo la misma mirada que a su hermano—Ya voy—Dijo resignada
                                                          ***
—Solo dime que el imbécil de Tom no te gusta
— ¿Por qué mejor no superas a Tom?
—Porque anda tras de ti
—Solo olvídalo, a mi no me interesa
—A ¿no?—La miro y ella igual, luego el regreso la vista al camino— ¿Y si no te interesa porque ayer lo besabas?
— ¿Yo?—Se puso un poco nerviosa—Por supuesto que no—el la miro una vez mas
—Te pusiste nerviosa
—Claro que no. ¿Quién te dijo eso?
—Tengo amigos…solo espero que te olvides de el—Se estaciono a lado de la carretera. Daniela observo el lugar y se dio cuenta que estaban al final de la ciudad
— ¿Por qué me trajiste aquí?
—Aun no sabes manejar y apuesto que eres como todas las mujeres. Un peligro
—Pero, es que no me di cuenta
—Porque eres una boba
—Solo déjame entrar más por aquí—Le dijo y entonces otro automóvil se estaciono—Demonios ¿Qué hacen los Kaulitz aquí?
—Israel no empieces—Su hermana se aproximo a él y lo tomo de la mano
— ¿Qué demonios hacen ellos aquí?
—Creo que lo mismo. Tom no quiero que empieces una pelea con Israel
—Lo detesto—Los dos se bajaron del auto— ¿Qué haces aquí?
—Creo que lo mismo—Contesto desafiante
—No te preocupes Muller, yo puedo enseñarle a tu hermanita—la miro de pies a cabeza, Israel miro  a ver a Daniela y ella igual, liego miro a Tom y de nuevo regreso a los ojos de su hermano
—Mejor vámonos—Dijo ella—Sí, creo que es lo más adecuado
—Quiero que le digas a este imbécil que te deje de molestar—Daniela miro a Tom y suspiro frustrada, no podía decírselo y no lo iba a hacer
—Vámonos—Daniela soltó la mano de su hermano se dio la vuelta como para regresar al vehículo y entonces Israel la jalo—No agás eso— ella lo miro y el señalo a Tom con la mirada—Tom, no me interesa
— ¿Segura?—Pregunto él, y comenzó a reír—Eso no era lo que me daban a entender los besos de ayer—Ella lo miro furiosa. Tom dijo que no se lo diría a nadie, estaba a punto de contestar
—Mejor nos vamos. No quiero escuchar lo que dice este imbécil—Daniela se subió al automóvil sin protestar y su hermano no dijo nada. Pero algo paso…cuando ya estaban en camino Tom paso mucho más rápido, Bill se agarro de el
— ¿Qué demonios te pasa? Vas muy rápido vamos a chocar
—Cállate y ponte el cinturón. Aplastaremos a los Muller—Israel miro el automóvil desafiante, observo a Daniela que jugaba con su cabello y acelero mas, ella se asusto
—Oye… ¿Qué haces?....detente…detente—Ella lo tomo de la mano
—Sé lo que ago. Ponte el cinturón—Ella lo miro confundida y miro a ver el vehículo en el que iban Bill y Tom, estaban más adelantado y sentía mucho miedo, Israel manejaba a una velocidad que hacía que a pesar de que tuviera el cinturón ella se moviera de su lugar. Israel igualo la velocidad de Tom e iban igual de juntos, pero ninguno se había percatado de que iban en sentido contrario. Hasta que…

— ¡Cuidado!—Daniela y Bill se sujetaron del brazo de sus hermanos cuando un camión de carga los saco del camino…
— ¿Estás bien?
—Sí, eso creo—Daniela se toco la cabeza y sintió que algo caliente le recorría su frente se miro por el espejo y un tenía una herida cerca de la ceja—Eres un imbécil—miro para el otro lado y vio que Tom no salía ella salió del automóvil y se dirigió a donde estaban Bill y Tom— ¿Donde está Tom?
—Esta adentro no lo puedo sacar
—No se preocupen—Dijo Tom, mientras se deslizaba por el asiento hacia afuera—Daniela lo abrazo
—Eres un estúpido, me preocupaste—El la beso y cuando se separaron ella le dio una bofetada
— ¿Y eso porque?
—Porque eres un imbécil—Israel se acerco a ello
—Tenemos problemas—Señalo con uno de sus dedos el automóvil de policía que se estaciono al otro lado de la calla
—Papá nos matara, y todo por tu culpa Israel
—Igual a nosotros nos mataran
—No se preocupen—Dijo Tom
                                               ******
— ¿En qué demonios estaban pensando? Casi matan a sus hermanitos
—Es que el acelero y por instinto hice lo mismo, no me pueden culpar de todo
—Te culpo de todo porque eres el mayor de los cuatro
—Pero…Pero
—No hay pero que valga. Tu estas castigado una eternidad
—Imbécil—Le dijo Daniela
—Y usted señorita lo acompañara
— ¿Pero él iba manejando?
—Te dije que no quería que te relacionaras con Tom, y me desobedeciste
—Pero papá
—Ya les dije no hay pero que valga

Se resignaron a el castigo, pero Daniela estaba molesta con Tom porque el dijo que no diría nada y fue lo primero que hizo, provoco a Israel y ahora estaba castigada por eso.
—Hay que dejar el accidente por otro lado, cuéntale a Daniela todo
—Te escucho Arumi—Daniela observo a Arumi y sonrió—Ya sé que te acostaste con tu novio, espero que no te arrepientas
—Claro que no, porque fue maravilloso, es mas lo volvería a hacer
—Arumi—Le dijeron las tres
—No eres tan inocente como pensábamos
—Es que es guapísimo, yo lo quiero muchísimo a mi Gusi
—Bueno como sea y dile que más le vale que no solo eso quiera contigo porque tu eres como mi hermana y lo mato si te deja
—Daniela no te preocupes no todos son así
—La gran mayoría si lo son…
--
—Confiesa—Daniela jalo a Josué y lo pego contra la pared— ¿Te mando el tarado de Israel a seguirme?
—No…Claro que no
—Confiesa o te ira peor
—Está bien pero no me agás nada, si, me dijo que te vigilara
—Lo sabía, lo voy a matar, y de ti luego me encargo—Lo soltó y Tom la observo
—Me das miedo Daniela—Le dijo Georg y ella lo miro—Lo siento es que con esa actitud
—A mí me gusta
—tu ni me hables que estoy molesta contigo
— ¿Ahora qué te hice?
—Casi nada solo provocaste a Israel y por sus culpas estoy castigada
—A mi igual me castigaron, además es la verdad—La abrazo y la beso en su f rente
—Me duele
—Perdón no recordaba que te lastimaste. Además sabes que me vas a perdonar
—Tom ya basta tú y yo no somos nada, quiero que a partir de ahora simplemente nos ignoremos, ¿Entiendes?
— ¿Por qué? Si tú y yo andamos en secreto
—Por eso mismo, no quiero que me vuelvas a dirigir la palabra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog