domingo, 8 de julio de 2012

Capítulo Dieciocho-Adela/Daniel Casi un chico.





Capítulo Dieciocho: Una de tantas veces.

Después de aquella noche en que me di cuenta que Andy encendía una parte más de mí. Los días comenzaron a pasar muy rápido, el año escolar estaba en su recta final, pronto dejaríamos la secundaria y pasaríamos a primer año de bachillerato. Probablemente no estaríamos en el mismo salón, lo cual me encantaba porque así ya no tendría a Tom como distracción  y tampoco pensaría en mis sentimientos hacia Andy.
Aun no sabía que aria en las vacaciones de verano, por lo pronto solo esperaba que las últimas dos semanas de tercero de secundaria terminaran.
Daniel, el siguiente fin de semana voy a hacer una pijama da, ya sabes cosas de hombres. Y esta vez no podrás decir que no. — claro que diría que no, yo Adela no podía dormir con Georg, Andy y Tom en la misma casa, eso sin contar a los otros chicos que invitaría él.
Bueno Tom yo tengo planes para esa fecha.
Los cancelas porque vas a ir y no tendrás pretextos para decirme no.
Lo hablamos en otra ocasión, ¿Qué te parece si nos reunimos con los chicos? — el asintió y nos reunimos con Andy y Georg.
Además igual y voy a invitar a Bill y a Gustav, ya sabes que Adela adora a su primo y si lo tengo cerca me ganare también al tío.
Solo déjame consultar mi agendaambos reímos y el volvió a asentir.
Bueno hoy no tenemos a quien molestar y espero que ya estén pidiendo permiso para nuestra fiesta de pijamasDijo Tom.
Por cierto y ¿Vamos a hacer lo planead? — pregunto Georg, los mire confundida los tres rieron y Tom asintió.
Claro. Ahora mejor hay que ver a quien molestarEn ese momento pasaba Tyson muy apurado por ahí, y Tom solamente se dedicó a molestar al pobre. Pero esta vez no me metí no quería que alguien más me descubriera.
Me tengo que irAnuncie, Andy me miro.
Yo igual me voy contigo. —Dijo él y ambos nos despedimos.

Cuando estuvimos más cerca fue que me quite la gorra que acostumbraba usar, y continúe encima de la patineta sin detenerme, parecía que él quería hablar conmigo pero después de descubrir que sentía algo extraño por él, no tenía ganas de dirigirle la palabra.
CuidadoMe jalo de la mano cuando estaba a punto de pasar una avenida y un coche fue más veloz, nos detuvimos al instante y casi caemos. — ¿Qué demonios te ocurre?
Nada, nadaMe miro confundido
Es mi imaginación o me estas evitando.
Es tu imaginación.
Oye ¿piensas ir a esa pijama da?
 ¿Cómo se te ocurre eso? Soy una chica, ¡Tarado!
Bueno es que ahora Tom está decidido a convencerte a como dé lugar, y si tú quieres solo por esa ocasión podía dormir con una pijama de verdad, no solo con bóxer.
 ¿Qué se supone que hacen en sus pijama das?
Jugar algún videojuego, Ver películas,  tienes que ir, además Bill va air.
Pero eso es una locura. Hay ciertas cosas que mi pijama no puede ocultar.
Menciona una.
No lo are.
Bueno pues usa un pantalón de dormir y una playera muy ancha, seguro que te las ocultaDesvió su mirada a mi pecho.
Deja de verme.
Solo piénsalo.
Es lo que voy a hacer. —Me di la vuelta dispuesta a irme y el solo se quedó de pie observando cómo me iba de ese lugar, como huía de esa platica.


Veo que ya llegaste. ¿Cómo te fue hoy? —Galletas se sentó a lado de mi tío en el gran sofá amarillo de la sala, mi tío lo acaricio y me miro.
Bien, bueno eso creo.
Te vez extraña, ¿Quieres hablar de algo?
No. ¿De veras me veo extraña?
Preocupada, —Se quedó calladoEsta es la primera vez que te veo mostrar sentimientos.
Bueno tal vez es por la escuela, ya vez que solo faltan unos días para que finalice.
Bill y tú deben de ponerse a pensar en donde quieren irse de vacaciones. Se las merecen. ¿Qué tal un crucero por el Mediterráneo?
Si suena divertido, pero no. ¿Qué tal un crucero por el caribe mexicano?
Bueno pero eso está más lejos, hay que pensarlo bien.

Los días siguieron pasando muy rápido, cuando me di cuenta era ya el ultimo día. Parecía que Tom tenía malas noticias.
 ¿Qué te pasa Tom?
Es que ayer mi papá me dijo que empezara una carrera política. ‘¿Sabes que significa eso? —Neguéque tendrá menos tiempo para mí.
Lo siento mucho Tom.
No importa, lo que importa es que nos iremos este verano a Berlín, y regresaremos al inicio de curso.
No te veré todo ese tiempo
Sí, te visitare. Pero ahora solo quiero estar estos días contigo, después de mi pijama da, no los veré hasta el inicio de clases en agosto.
Tom—Eso me puso de mal humor, no lo iba a ver, eran los últimos días juntos y después lo vería nuevamente hasta agosto.

Ese día no Salí para nada, me quede en casa acomodando y des empolvando algunas de mis cosas que aún no había sacado desde mi llegada hacía ya cuatro meces. Recibí un par de llamadas y mensajes de Andy. Ya casi no peleaba con el incluso mi yo masculino “Daniel” se llevaba estupendo con él. Adela trataba de ignorarlo porque sabía que algo raro me hacía sentir y era algo que solo quería sentir por Tom.
Termine pronto y baje a buscar algo de comer y con las mismas regrese a mi habitación, después de la ducha me acosté en la cama con galletas y miraba televisión. La última vez mi tío dijo que fue la primera vez que me veía mostrar emociones. Me sentí mal por eso, me había pasado catorce años ocultando mis emociones, y ahora empezaban a notarlo. Desde mi llegada había cambiado un mucho más de lo que imagine.
Toque el collar de la abuela de Tom y lo recordé, era imposible no pensar en el por lo menos dos meces al  día, últimamente todo me lo recordaba y me hacía pensar en él. Pero siempre que pensaba en Tom pensaba en Andy.
Estaba claro que antes no me preocupaba por los chicos, ese era un tema que a mí no me interesaba. Mi padre me enseño que antes de pensar en un chico estaba yo. Y de él aprendí que ellos suelen ser malos, o traidores pero me dijo que tarde o temprano me enamoraría, aunque había pasado trece años conviviendo con ellos, jugando futbol, videojuegos y platicando de carreras y autos. Pero ahora sabía que también me tenía que ver bonita para ellos, aunque no tenía que hacer muchos esfuerzos para lograr aquello, porque yo ya era bonita. Ahora el problema eras que tenía muchos pretendientes pero solo estaba interesada en dos: Tom y Andy.
Por uno sentía con más fuerza el: Amor y la atracción.

Escuche como algo golpeaba mi ventana, camine hasta ella y me sorprendió ver que ya era de noche, demasiado tarde, mire el despertado que marcaban las 10: 00 pm, el tiempo se había ido volando y no me di cuenta, galletas igual ya no estaba ahí.
Mire en la obscuridad y descubrí a la persona que más quería de esos dos chicos. Tom. Me hizo señas para que me hiciera aun lado y el pudiera entrar por la ventana. Obedecí y me senté en la cama, poco después apareció el ahí, como siempre tan guapo, y lindo. Se acercó a mí y me beso.
Tom ¿Qué haces aquí?
Es que no te vi en toda la tarde, y quería verte, no te llame porque solo quería estar contigo, no quería escuchar solo tu voz, quería estar a tu lado. Y besarte.
Tom dices cosas lindas.
Para una niña linda solo ese tipo de palabras me salen.
Además no te veré en un buen tiempo.

Se acercó a mí y me volvió a besar, en ese preciso momento nada me importaba. Solo sentir los labios de Tom sobre los míos.
Y entonces note que íbamos hacia otra dirección, otro nivel. Me acosté en la cama y él se acoto a mi lado, continuo besándome y pronto nuestras manos comenzaron a deambular debajo de nuestras ropas, hasta que el con mi ayuda se quitó su camiseta y sentí unas ganas enormes de acariciarlo y dejar que me acariciara. Le sonreí y me incorpore el hizo lo mismo y se pegó contra el respaldo de mi cama. Yo estaba encima de el a horcajadas, volví a sonreír y me quite mi blusa. Su mirada se desvió a mi pecho, que admito no eran unas casotas pero tampoco unas cositas. Lleve mis manos a mi espalda y desabroché mi sostén, la cara de Tom se hundió entre mis pechos y yo acaricie su nuca mientras el acariciaba con sus labios mis senos.
Después recorrió mi cuello hasta llegar a mi boca y nos volvimos a besar, sentía como su excitación crecía. Y él se apresuró a desabrochar el botón de su pantalón y con mi ayudo lo deslizo hasta que ya no tuvo más que su bóxer, y cambiamos de lugar, ahora yo estaba debajo de él y él besaba mi cuerpo, hasta llegar a la línea de mi short del cual se deshizo.
Como el resto de mi ropa.
Cuando ambos estuvimos desnudos y unidos como una sola persona, descubrí que nuestros cuerpos encajaban a la perfección y ambos buscamos un ritmo especial para movernos
Y dicen que cuando dos personas hacen el amor, lo único que habla es el alma y sus corazones, y al verdad es que fue de esa forma, porque Tom me acaricio yo lo acaricie y aunque fue un poco doloroso, los dos buscamos una manera de movernos de acariciarnos de hacernos el amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario